domingo, 19 de marzo de 2006

LA CAMARA OCULTA MAS VERGONZOSA DE LA HISTORIA

Estos primeros renglones serán la excusa para contar sobre el final de este post la cámara oculta más vergonzosa que quedó en mi memoria y que es la prueba viviente de que cómo dijo alguien “no hay tarea tan sencilla que no pueda hacerse mal”.
Para llegar a eso, antes, tengo que decir que ya están arribando a la TV los platos fuertes de la temporada, Marcelo, Nico, Mario, Adrián (este año extrañaremos a Susi y sus Dinosaurios) y una serie de emisiones costumbristas en el Prime Time que contribuirán para repartirse el raiting de un modo divertido todos los días a las nueve de la mañana en http://www.ibope.com.ar/. En fin, usted se preguntará con qué armas van a rematar al público esta vez, respondo:
Con las mismas. Porque el revólver es viejo y sigue matando.
Yo como siempre, espero que todos fracasen. Que se atore la bala en el cargador y reviente en las manos sucias del matador y le arranque los dedos y se le metan en los ojos. Que los artistas musicales inventados con el marketing de los ganadores vomiten mierda en vivo y no sepan cómo disculparse ante sus clubes de fan.
Que los magazines fabulosos y listos para ganar, se hagan aburridos, jodidos y rencorosos como un soldado.
En fin.
Recuerdo entonces que una vez ganamos, nosotros, los que vamos por lo toros.
Fue en España, una cámara oculta para que una chica de 15 años conozca a Riky Martin.
La producción la llevó engañada a pasar unos días un lujoso hotel donde en uno de los placares de su pieza la esperaba el deseado cantante latino para sorprenderla delante de las cámaras de televisión que retransmitían el acontecimiento a todo el país.
Fue entonces que la chica al cerrar la puerta y quedarse sola con su pequeño perrito que había llevado como compañía de vacaciones tuvo una idea que le iba a costar no salir de su casa por los próximos 35 años.
Sacó en menos de un minuto, un pote de mermelada, se acostó en la cama, se untó la vagina e hizo que su perro la lamiera.

5 comentarios:

Shalke 04 dijo...

Jajajajajajajajajajajaja, increíble Ana, me hiciste acordar de esa historia perdida en el amplio historial de la verguenza ajena colectiva.
Un abrazo y seguí posteando que somos muchos los que leemos este blog.

Anónimo dijo...

No te puedo creer que eso haya pasado es tremenda la historia, tremenda, pobre piba, pobre perro, pobre Riky

Bandana dijo...

También son dignas de mención las cámaras en las que se pretende descubrir un fraude y no pasa nada, nada... Como en el caso de Masaccessi que ya nadie recuerda. Seguramente pronto saldrán las cámaras ocultas para espiar a quienes hacen cámaras ocultas (por doble negación, estas segundas cámaras deben ser públicas) y tendremos el espectáculo recursivo más aburrido pero más abarcador de la tevé.

Bandana dijo...

"El revólver es viejo pero sigue matando". Sabias palabras. Si alguien vio "collar de esmeraldas" estará de acuerdo conmigo en que allí se reciclan los cartuchos ya usados de ese viejo revólver, sólo que bajo un ropaje difernente: la chica buena es cartonera (nunca, nunca en la vida van a ver una cartonera que hable así, que viva en una casa tal y que haga eso "porque tengo que pagar el entierro de mi padre"). Las balas están usadas, mojadas, remojadas, vencidas pero siguen matando a hombres y mujeres aburridos y con baja autoestima.

Anónimo dijo...

la historia q contas es cualquier cosa, la chica no tena 15 años sino 13, el suceso fue en su casa, los padres la dejaron sola a proposito y ricky martin estaba en el placard escondido y ella fue a la cocina busco mermelada y el perro hizo lo suyo, no entiendo de donde sacaste el hotel, la produccion...cualquiera