domingo, 27 de mayo de 2007

Sentaditos

Sergio Denis casi murió en Paraguay.

El ruido más fuerte que me hace Sergio Denis está en su gesto.

Cuando Sergio Denis cierra los puños y los pega rápidamente a su mentón, mientras su cara parece sonreirle a una pochoclera, esos brazos me parecen los de un robot y me digo que quizá tenga varios sistemas nerviosos independientes.

Igual disociación veo entre sus cejas tristonas y su sonrisa de yeso. Será por eso que su voz, como para armonizar esas autonomías (porque no se trata de contradicciones sino de incongruencias, de expresiones diversas y no opuestas), opta por la lisura.

Últimamente nuestros políticos reinstalaron el uso del verbo sentarse para construir las frases “sentarse a negociar”, “sentarse a conversar” y similares y la gente lo compró bien.

Me digo: Si adoptamos rápidamente esa expresión será porque nos gusta negociar sentados.

Dialogando sentados, podemos dejar que el cerebro izquierdo comande la lengua mientras el derecho hincha los huevos sin que el interlocutor lo advierta.

Sentados, el borde de la mesa limita el contacto con el otro a una cuota políticamente correcta.

Sentados, los pies pueden hacer otro negocio por abajo.

Sentados a la mesa, de la cintura para abajo podemos declarar el asco que nos dan las palabras que cambiamos.

Sentados a la mesa escondemos la mitad que importa.

Grande Sergio.

7 comentarios:

Mauro A Fernandez dijo...

segio dennis como metáfora de la hipocresia. no. que palabra desterrable. no es hipocresia, es otra cosa.
doble discurso? otra gansada para lectores creídos de página 12.

es otra cosa. algo en que pensar.
metáfora de lo que no creemos? de lo que no podemos creer? impostura?

cuánto de esa impostura moldea la necesidad del el sistema? y cuánto es voluntad personal de poder?

interesante por otro lado: la política como espectáculo, y viceversa. esto me gusta como tema, ahi entro luego.

Mauro A Fernandez dijo...

ahhhh.... esto:
sentarse a hablar,aparecer por la mitad, gente cortada, plano medio para la camara, gente adaptada a la política como parte del espectáculo... ahi vamos

Gabriel Gonzalez dijo...

Desde Sergio Denis hasta Mauro Fernandez:
La television es "gente adaptada a la politica como parte del espectaculo". La television es el espectaculo adaptado a la gente de la politica.
Veo a la gente, a los politicos, a la gente de la politica y a otros muchos mas, todos ahi adentro... pero no afuera.
Creo en la television.

<—X— dijo...

Hablando de dialogar sentados, el idioma italiano permite una frase deliciosamente ambigua para invitar al interlocutor a que tome asiento: "sediamoci, che col sedere si pensa meglio" (sentémonos, que con el estar sentados se piensa mejor). La ambigüedad está en que la palabra "sedere" también quiere decir "el trasero" (el culo, bah).

Jorge Mux dijo...

Para los peripatéticos era todo lo contrario de lo que menta esa frase italiana: los pensamientos se conectan mejor, fluyen, si se los acompaña de una caminata.

<—X— dijo...

Creo que en estas cosas hay que saber plegarse al principio de Saul Ubaldino (versión Mario Sapag): "No es una cosa, ni la otra, sino más bien todo lo contrario".

Helada de Zambayonny dijo...

Hay una canción de Zambayonny muy relacionada con este post de Alejandro:

FAMOSO DE LA CHOTA PARA ABAJO

Algunos quieren que les monten
el circo entre las piernas
y andar vendiendo mierda
al celular de productores
otros lloran muertos viejos
en el medio de la calle
siempre sobreactuando el raye
por buscar los reflectores.

Yo quiero ser famoso, famoso
famoso de la chota para abajo
trabajo por eso
presento mi proyecto en el congreso
no tengo experiencia
pero confío en los avances de la ciencia.

Algunos pagan por un día
ser Al Pacino en la verdulería
y al siguiente ni le fían
y putean a Argentina
otros cuentan un libreto
previsible hasta el boceto
para que alguien los observe
mientras la chupan la muerden

Yo quiero ser famoso, famoso
famoso de la chota para abajo
trabajo por eso
presento mi proyecto en el congreso
no tengo experiencia
confío en los avances de la ciencia.

Algunos quieren reventarse
la concha contra un árbol
para cobrar un mango
por contarte los detalles
otros hacen un piloto
previsiblemente choto
recorriendo los canales
van perdiendo los modales.