lunes, 16 de octubre de 2006

Una película de mierda (5)

A veces uno teme que una impresión momentánea, puramente subjetiva, empañe la recepción de una película, de una telenovela o de cualquier programa de televisión. Uno se acerca con ingenuidad; poniendo lo mejor de sí y deseando (sobre todo poniendo empeño en el deseo) estar verdaderamente entusiasmado.

Mi hermano me recomendó una película que ya traía muy buenas críticas: “Derecho de familia”. Como mi hermano y yo tenemos gustos muy parecidos, pensé que si a él le había gustado, a mí también debería gustarme. Llevé el televisor a la pieza, compré frutillas y me preparé para una hora y media de entretenimiento.

Durante los primeros quince minutos estuve a la espera de una trama interesante, de gags divertidos, de (por lo menos) cierta ternura en las relaciones humanas (porque la película parece que quiere hablar de eso también). Pasados los quince minutos de gracia, tuve que desilusionarme.

La película no existe.

Hacía tiempo que no veía una película tan aburrida, tan insípida y tan desmembrada. La trama parece construirse con retazos yuxtapuestos de situaciones y problemitas cotidianos de una clase media-alta judía. Como si el director dijera “ahora vamos a agregar esto, después esto otro”: una sucesión de imágenes sin fuerza narrativa, monótona hasta la náusea.

El actor (del que no me acuerdo el nombre, pero es el que se hizo famoso como el Walter de las propagandas de Telefónica: lo llamaremos simplemente “Walter”) hace de abogado, hijo de abogado, que se enamora de Julieta Díaz.

Toda la tensión narrativa descansa en esto: Walter da clases de derecho en una universidad pero su padre quiere convencerlo para que trabaje en su buffet. Walter conquista a Julieta Díaz y tiene un hijo con ella. El padre de Walter se muere. Walter, entonces, para seguir con la tradición familiar, se mete en el buffet de su padre. Fin de la película.

Jamás, ni de cerca, se rozan cuestiones sociales ni económicas; mas bien se apunta al costado naif de las relaciones humanas: el padre que sueña con que su hijo siga por el mismo camino; el hijo que quiere “hacer su vida”. Todos profesionales, todos pulcros y bienpensantes. No se habla de lo difícil que es trabajar como abogado ni como docente en una universidad. El dinero jamás es un problema. El único traspié lo tiene Julieta Díaz cuando le embargan (o algo así) los instrumentos con los que hace Pilates. Pero el abogado Walter se los recupera. Así funciona el mundo: hoy algo sale mal, pero después sale bien. Esa es la ética universal de Burman.

Por un instante pensé que la película iba a dar un giro: cuando Julieta Díaz, que es profesora de Pilates, se va de viaje. Pensé que se mataba, pero no: vuelve.

Los actores hacen eso: actúan. Fingen. Hacen como si se creyeran el patético guión del pseudocineasta Burman. Julieta Díaz, única actriz excelente, está opacada por un papel deslucido, inverosímil, flaco, sin fuerzas. El único que actúa bien es el que hace de hijo de Walter y de Julieta Díaz. Pero eso no es mérito, porque el chico (de unos tres años) no está actuando; está haciendo lo que hace cualquier chico de tres años: improvisa tiernas incoherencias y babea.

Ya “El Abrazo Partido”, anterior film del director, me dejó la impresión de que no era una buena película y de que el director era un pelmazo; pero podía estar equivocado porque era una única película. Ahora sostengo firmemente que ambas películas son una mierda y que todo lo que ha hecho Burman es entretenimiento para viejas de clase media que se emocionan porque su hijo o su nieto triunfan en el mundo profesional y amoroso. Sin embargo, me sigo encontrando con gente que elogia a este infame subproducto de una visión burguesa de las relaciones sociales y, como ya habrán notado, encima ha salido como favorita candidata al Oscar.

Es evidente, ante esto, que mis impresiones claras y firmes están teñidas de una gran subjetividad. Quisiera que los lectores de este iracundo blog opinaran sobre esta película y me hagan ver todas esas cosas que sí vieron quienes la votaron para el Oscar. O acuerden conmigo en que nada bueno puede esperarse de Daniel Burman.

32 comentarios:

Tarlipe dijo...

Te voy a dejar un comentario porque me das pena hija de puta

Marcela Diaz dijo...

Hola, re copado el blog! Yo no se mucho de cine pero me gustan mucho los musicales. Un beso enorme chicos!!

Anónimo dijo...

Evidentemente sos la persona menos indicada para comentar cine. Jamas lei algo tan absurdo y falto de razon como lo que escribis. Seguramente tu pelicula favorita sea Rambo y tu idolo Ricky Martin.

Primero que los personajes en ningun momento aparentan ser de "clase media-alta judía". Jamas. Segundo que el personaje principal da clases en la Facultad de Derecho de la UBA, sitio al cual vos jamas acudiste evidentemente, ni sabes que es la UBA (te cuento que no es una fruta).

Decis: "Jamás, ni de cerca, se rozan cuestiones sociales ni económicas; mas bien se apunta al costado naif de las relaciones humanas"

Por supuesto que no, no es un documental, ni un noticioso. Un film es una obra artistica, cuyo genero puede ser comedia, tragedia, etc. No un programa politico. Esto es basico para un niño de 6 años, evidentemente vos no llegas al standard adecuado.

No sigo por que es una cantidad de tonteras tal que no lo merece.

Bandana dijo...

Marcela: gracias

Usuario anónimo: yo me preguntaba, precisamente, por qué hablaban de la uva en esa película. Gracias por la aclaración. De todos modos, para moderar tu intemperancia, yo no hablaba de la película sin de las impresiones que me causó la película. Es probable que no coincidan con lo que, efectivamente, pasó en la película. Verdaderamente, si malinterpreté todo coincido contigo; soy la persona menos indicada para hablar de cine. Por eso no hablo de cine; hablo de mí y de mi relación con una película.

Carlos Mayer: quiero creer que es una joda. Habría que denunciarte. Me parece que es sumamente grave que utilices este medio para realizar un golpe de estado. Le aclaro: jamás un católico conservador ayuda a la patria, porque no sabe lo que es la patria. Un católico conservador planea cómo destruir a la patria; precisamente usted está planeando un golpe contra un régimen elegido democráticamente. Le deseo lo peor.

Bandana dijo...

Estuve viendo la página de Carlos Mayer. Parece que es cierto; esta persona es de una ultraderecha de caricatura. Los conservadores cristianos se están aggiornando; ahora planean golpes de estado a través de Internet. ¿Eso no contradice el espíritu conservador?. Por si fuera poco, Marcela Díaz se declara de derecha y católica (vean su blog); declara además que es transexual. Me pregunto cómo una persona transexual puede comulgar con una religión que la condena desde el principio y con un pensamiento político que, de instaurarse, buscaría inmediatamente dejarla afuera de todo tipo de expresión y trabajo. Evidentemente, algo está cambiando en las filas del conservadurismo. Falta que admitan a personas de izquierda entre sus filas. No, fachos eran los de antes: uno los reconocía por el bigotito, por los Comunicados radiales y televisivos. Ahora se comunican a través de blogs (un medio increíblemente democrático) y usan polleras. Se aprovechan de la democracia para terminar con ella; un espíritu contradictorio sólo propio de un facho.

Aclaración quizás innecesaria: no estoy criticando que Marcela Díaz sea transexual; lo que critico es que sea de ultraderecha.

Marcela Diaz dijo...

Señor Carlos, me parece que quizas un golpe de estado funcione, yo voy a empezar a ir a las reuniones en el circulo militar por que me parece que gente como Bandana tiene que desaparecer en la ESMA por que odia a los gays.
Un beso a todos y que la derecha triunfe!

jugueton dijo...

A ver si adivino, tenes entre 15 y 18 años, acabas de descubrir a Marx, te gusta el che, sos morocha, medio tirando a gorda, una clasica parda. Te preocupa que vas a hacer de tu vida, el tema laboral cuando salgas a laburar.

Bandana dijo...

Marcela Díaz: vea mi comentario en el que dije específicamente que no odio a los gays y que lo que me parece contradictorio es un gay de ultraderecha. En todo caso, fijate los comentarios que dejé a esa persona que está en contra de los casamientos entre homosexuales que figura entre los links de tu propio blog. Me parece, querida, que estás un poco paranoica; ves enemigos incluso entre quienes defienden tu condición de gay. Eso es peligroso.

Me parece una terrible que alguien tenga que desaparecer en la ESMA. Eso habla muy bien de la "tolerancia" que usted proclama en su propio blog (tolerancia que yo comparto y ejerzo y que usted sólo proclama, pero no ejerce)

Ricardo Oreiala: usted no conoce mi edad ni mi sexo. No me mande a callar.

Juguetón: ¿te referís a Bandana o a Marcela Díaz? Si te referís a Bandana, estás tan equivocado que me das vergüenza ajena.

waly dijo...

Como de una opinion sobre una pelicula se termina discutiendo sobre un golpe de estado? Carlos y Marcela, lamentables

jugueton dijo...

waly por que no te vas a salvar a las ballenas o a lavar las tetas...sos un soretito

Bandana: por que no nos hablas un poco de vos asi sabemos por que opinas lo que opinas de la pelicula?

Bandana dijo...

Waly: gracias por el apoyo. La ultraderecha no tiene razones (de hecho, está profundamente equivocada): solo tiene amenazas y armas.

Juguetón: no te voy a hablar de mí; mi seudónimo me salva de explicar mis características físicas y mis intereses. Lo que puedo decirte es que te está fallando el olfato. Eso es peligroso si salís a levantar chicas.

juan manuel de rosas dijo...

Che, con este panel tan heterogeneo se puede poner interesante uan discusión sobre otras pelis: La noche de los lápices, La patagonia rebelde, etc.

Anónimo dijo...

Se me ocurre otra, una comedia francesa muy buena: "Facho, puto y con un zapato rojo"

Piluso dijo...

Marcela Díaz: ¿dejarán entrar a un travesti en el círculo militar?

Minerva dijo...

Qué fauna atraen, chicos! Dale, escriban sobre "Buscando a Nemo", así nadie puede decir pelotudeces como Marcela Díaz y el otro.

Bandana dijo...

Minerva: fijate que ninguno de los dos fachos habló sobre la película. Conclusión: hablemos de lo que hablemos, ellos se las arreglarán para amenazarnos y para darnos su prédica pro golpe de estado.

Bandana dijo...

Carlos Mayer, terminala con la jodita del facho; la caricatura te está saliendo bastante grotesca e inverosímil.

Bandana dijo...

¿¿¿¿¿Qué pasó con los comentarios de Carlos Mayer????? Eran imperdibles, ¿quién los borró? ¿Por qué? ¿Se habrá arrepentido de amenzarnos?
Tengo más interrogantes pero no sé cómo plantearlos.

Bandana dijo...

Explicación: uno de los administradores del blog decidió borrar esos comentarios porque contenían una clara invitación a sumarse a una acción política golpista. Pero lo hizo de manera unilateral, sin consultarnos al resto de los participantes, sin aclararlo entre estos comentarios, y haciéndome quedar como una idiota respondiéndole a nadie y preguntando al público lo que yo debería haber sido la primera en saber. Parece que en este caso no se aplica el principio de Sarmiento: "no estoy de acuerdo con lo que dice, pero jamás limitaré su derecho a decirlo". Un acto de habla debe enfrentarse con otro acto de habla; creo que este espacio es precisamente para eso y si alguien no estaba de acuerdo podía exponerlo aquí mismo por escrito, en vez de eliminar la tesis principal del argumento.

Creo que el valor pedagógico que podíamos extraer de los comentarios de estos personajes (a mi juicio injustamente silenciados) era de una elocuencia tal que enriquecían al blog en lugar de oscurecerlo. Uno debería tomar cualquier producto de la cultura y exponerlo, analizarlo y debatirlo. El silencio sólo favorece a quienes quieren, precisamente, silenciarnos.

Mi posición al respecto es que: en este blog se presupone que los lectores son inteligentes (no podemos hacernos cargo de aquellos que no lo sean) y que pueden discernir cuándo una invitación atenta contra ciertos valores fundamentales, y cuándo deben reaccionar ante personajes oscuros, que esperan agazapados y tratan (de manera desatinada) de posicionarse con sus opiniones nefastas, amenazas y convocatorias. Si uno observa los comentarios en los blogs de esas personas de ultraderecha, encontrará que son muy pocos y en su mayoría asumen una posición crítica: aun sus lectores habituales están en contra de lo que se dice en los posts. Al borrar comentarios de personas que atentan contra la democracia, se asume una posición paternalista y parece que mostramos lo que precisamente no tenemos: miedo.

Karmelo Restelli dijo...

Bandana: Perdón por haber borrado unilateralmente las invitaciones que habían dejado en este blog un grupo de gente que desea dar un golpe de estado a la democracia. Tiene usted razón, debí haber consultado con el resto de los columnistas y no dejarme llevar por lo que yo creía como sentido común. No volveré a moderar los comentarios de ninguna manera, sepa todo aquel que pase por este blog que podrá publicitar cualquier cosa (pueden ser matanzas, robos, o lo que sea) aprovechen que tenemos muchos lectores.

El caso es que me parecía que no se les debía dar espacio a los que atentan de un modo u otro contra la democracia y añoran esa dictadura que desapareció a 30.000 personas y torturó a miles más pasándoles electricidad por el cuerpo, haciéndoles simulacros de fusilamientos, metiéndoles ratas en la vagina a las mujeres, hierros candentes en el ano a los hombres, colgándolos de los testículos, arrancándoles pezones con pinzas, quemando bebés adelantes de sus padres, obstaculizando la respiración con agua o bolsas de plástico, golpeándolos con palos en las extremidades, estirándoles el cuerpo con cuerdas hasta arrancarles miembros, etc.
Me parecía que este Blog en el cual escribimos y que con tantos lectores cuenta tenía otro sentido y no debía convertirse de ninguna forma en un instrumento para que estos hijos de puta puedan reordenarse e invitar a participar a otras personas que tuvieran ganas de reinstaurar aquellos tiempos.
Por eso le pido perdón públicamente por haber borrado los comentarios que invitaban con pelos y señas a esas reuniones aunque usted me haya dicho en privado que no había una fecha exacta en esos comentarios, tan solo un día y un lugar.
De ahora en adelante no borraré estos mensajes que a usted tanto le ayudan al debate, puede estar tranquila. Es más, asista a esas reuniones y debata con ellos personalmente, puede serle muy enriquecedor.
No entiendo como Pagina12 o Clarín no publica también estas invitaciones que tan bien le hacen al debate. Yo le recomiendo que los ayude a pegar afiches y a recolectar gente que piense como ellos así usted sigue demostrando que no les tiene miedo y que además esta democracia los alberga.
Perdón una vez más por haber borrado esos comentarios, no volverá a ocurrir, queda la puerta abierta.

Bandana dijo...

Sabía, Karmelo, que no me iba a hacer esperar la respuesta. Ese es el tipo de respuesta que merecían quienes publicaron las amenazas y las invitaciones, y -como yo sabía de antemano- usted tiene muy claro cómo enfrentarse a ellos. Pero no lo hizo; ahora nos enfrentamos nosotros por opiniones de otros y quienes nos lean no sabrán qué opinan esos otros, aun cuando su opinión haya sido terrible.
Creo que hay una diferencia muy grande entre una opinión dada en un blog (un blog que no dejará pasar determinadas opiniones) y participar de reuniones en una sede militar o de un acto pro golpista. Lo primero es parte de la salud de una democracia; lo segundo es masoquismo o tendencia suicida. Después de todo, ellos se acercaron a nuestro blog y haríamos bien en responderles desde nuestro blog con las herramientas que hemos utilizado siempre: las herramientas de la argumentación. No veo por qué tengo que acercarme yo a sus reuniones de comité: allí no podría utilizar ninguna herramienta argumentativa; sólo habrá adoctrinamiento, amenazas y golpes. Por eso, el espacio de la discusión es este, no aquel.

Yo no compararía el espacio de Clarín ni el de Página 12 con el de este blog. Pero, si lo quiere, en Canal 13 (parte del grupo Clarín) en un programa como "Televisión Registrada" continuamente pasan las opiniones de fascistas en actos, en reuniones de comité y en programas de televisión para luego hacer una crítica feroz sobre ellos, o para mostrar las contradicciones en sus discursos. Creí que podíamos hacer algo así, mostrando elocuentemnte de lo que es capaz alguien dispuesto a asaltar el poder.

Si usted quiere moderar los comentarios es libre de hacerlo; yo también soy libre de opinar acerca de la moderación efectuada y de los criterios utilizados para tal moderación. Estoy de acuerdo con usted en que no hay que darles lugar a estas personas; pero ante una opinión, una amenaza, una invitación, el "no dar lugar" no consiste en silenciar, sino en argumentar y dejar bien en claro por qué no estamos de acuerdo. Su impecable argumentación, Restelli, habla muy bien acerca de esto que propongo. Lástima que la tenga que dirigir contra mí y no contra quienes realmente la merecían.

Bandana dijo...

No estaba segura de que fuera de Sarmiento y tampoco estoy ideológicamente comprometida con Sarmiento. Pero, según usted (escudado en ese seudónimo que lo protege bastante), si mañana se descubre que Pitágoras era de ultraderecha, usted también lo sería por creer en el Teorema de Pitágoras. Esa falacia tiene un nombre y, como usted sabe tanto y está tan informado no se lo voy a aclarar.

Yo jamás hablé de objetividad. ¿Qué es eso? Sepa de todos modos que este no es un "espacio" para fachos; los fachos deben saber que si pisan este lugar los pondremos donde deben estar, pero a fuerza de palabras. Lo que uste dice es algo como esto: si tomamos una cita textual de alguien de extrema derecha para criticarla o examinarla, estamos haciendo propaganda de extrema derecha. Eso es tan absurdo que no se sostiene.
Si te parece que mis opiniones son de derecha, ¿por qué no apareciste para jugártela contra los fachos que fueron borrados? Que yo sepa fui la única que dijo algo cuando ellos aparecieron y fui la única que se metió en sus blogs a criticarlos. ¿Sabe por qué es más fácil agarrársela conmigo? Porque usted sabe bien que yo no soy de ultraderecha y sabe bien que no lo voy a amenazar ni a mandar a matar. Por eso usted se quedó en silencio cuando este post empezó a estar invadidos por ultraderechistas, y recién ahora asoma la cabeza (bajo el caparazón de un seudónimo que lo protege por las dudas), cuando los tipos realmente peligrosos no están.

Bandana dijo...

Siguen desapareciendo comentarios. Otra vez quedo hablando sola y respondiéndole a nadie. Gracias, chicos, sigan fomentando la democracia, la libre opinión y el diálogo. Mariano Moreno, quien seas (Sólo podés ser una de cuatro o cinco personas, a menos que tu comentario lo haya borrado otro) espero que aparezcas con tu nombre verdadero o nos des alguna indicación acerca de quién sos y expliques por qué borraste tu comentario. ¿O te diste cuenta de que tengo razón y no soportaste la vergüenza?

Karmelo Restelli dijo...

Bandana, gracias por su respuesta, sé lo que usted piensa y no tengo dudas acerca de su integridad.
Por última vez aclaro luego de mis anteriores disculpas claras, que yo SOLO BORRÉ LOS COMENTARIOS QUE CONTENÍAN UNA FECHA Y UN LUGAR PARA REUNIRSE A PLANEAR UN GOLPE DE ESTADO CONTRA LA DEMOCRACIA y NO los demás comentarios que a mi entender son de derecha y que aparecen más arriba porque ya sería más bien una cuestión de interpretación o subjetividad mía.

Creo que con este punto aclarado culmina mi parte en este debate generado por una acción mía sin consulta, de la cual me arrepiento sinceramente.

Bandana dijo...

Karmelo, jamás puse en duda sus intenciones, que comparto, aunque hayamos interpretado distinto el valor de ciertos comentarios.
Estaba seguro, Karmelo, de que el comentario firmado bajo el seudónimo "Mariano Moreno", que ha desaparecido, no era por obra suya. Eso me preocupa un poco; significa que entre los administradores de este blog (que somos apenas cinco, si mal no recuerdo) hay alguien a quien no le gustan mis opiniones, me sale a criticar bajo un seudónimo y cuando le respondo borra su mensaje.
Creo que todos los administradores de este blog saben que Bandana es un seudónimo; saben quién es "Bandana" y les aclaro que jamás he dejado un comentario crítico sin firmarlo con este seudónimo o con mi nombre verdadero. Sólo he entrado con otros nombres cuando hago un chiste o una apreciación poco jugada. Pero si tengo que criticar a algún miembro de este grupo, lo voy a hacer a cara descubierta (es decir: dando todos los elementos para que el otro sepa quién soy). Aquí ocurrió otra cosa: algún administrador entró con un seudónimo, dejó una terrible y equivocada opinión sobre mi persona precisamente cuando estamos hablando sobre borrar ciertos comentarios... y, luego de mi respuesta, borra su comentario. No digo que eso esté mal; digo que eso va en contra de mi código ético y del código que pensé que compartíamos todos los miembros de este blog. Cuando el tema a tratar es la libertad de opinión y la posibilidad de argumentar, me parece que esto es bastante serio.

mariano moreno dijo...

Bandana, yo no borré mi post, yo tengo una postura ideológica clara y no me retracto, lo habrá borrado Restelli.

mariano moreno dijo...

Bandana, es muy feo eso que me decís en tu último comentario, habla claramente de quién sos. De Restelli se podrán decir muchas cosas, pero eso que dijiste es un error. ¿Y si fuera verdad, qué?

mariano moreno dijo...

Ah, veo que ahora sos vos la que borrás tus posts y me dejás hablando solo como un pelotudo. Mucha libre expresión de las ideas, pero cómo nos borramos a la hora de los bifes, ¡chantapufi!

Bandana dijo...

Me gustaba cuando en Blogger, después de borrar un comentario, quedaba el mensaje "el administrador del blog ha suprimido el comentario", porque ahora mariano moreno (quien ha cambiado su manera de argumentar: pasó de criticarme directamente a hacerse el gracioso; quizás sabiendo que sus argumentos son débiles o nulos) me acusa de haber borrado un comentario que jamás hice y, por ende, jamás borré. Pero no debería comentar demasiado sobre él; quizás ahora se borre tal como lo hizo en su único comentario sincero (eso de ser de derecha le salió del alma). Pero no se preocupe, Mariano, al mail de Restelli le llega una copia de todo lo que decimos aquí; de modo que por más que yo haya borrado un comentario con una opinión negativa sobre él (cosa que no hice, le aclaro) él podrá leer ese comentario desde su propia casilla de correo.

Chantapufi, ¿quién sos?

mariano moreno dijo...

¿Te lo tengo que deletrear, bandana? ¿O te mando un mensaje al celular?

Bandana dijo...

Mandame un mensaje al celular. Espero que no se borre cuando lo voy a leer.

Anónimo dijo...

a mi la peli no me gustó. já.