viernes, 28 de julio de 2006

LAS PRUEBAS DEL FUTURO

Estuve escuchando algunos discos de diversos autores en forma cronológica y noté algo muy particular que me ha servido como disparador para este post.

Se trata de lo siguiente:

Cerca del final de cada disco, tal vez en el tema nueve o diez, los autores colocan una canción con los rasgos salientes de lo que será su próximo trabajo.

Esto se podría traducir en que esa canción es el click en su composición, ya sea en instrumentación o en versos o en algún simple detalle, y que a la postre será el causante de varias composiciones con ese estilo.
Como es fácil de suponer, el autor de algún modo lo intuye, y por eso la deja cerca del final como un anuncio, como una llave cerca de la puerta de salida.

Y hasta posiblemente la elegiría entre todas como su favorita, ya que es la que más cerca se encuentra de la persona que es en ese momento.
Imaginemos un músico al que su mujer fallece diez días antes de concluir la grabación.

De esto se desprende también la consecuencia de que tantas canciones compuestas sobre la hora de cierre de estudio estén incluídas en trabajos preparados durante mucho tiempo, por el solo hecho de ser nueva o de representar el supuesto comienzo de una nueva era.

También por esta misma causa se suelen incluir canciones muy fuera del nivel de las demás dentro de un mismo trabajo que no abren ninguna nueva era y que luego el autor lo lamenta ya que solo se trató de un error a la hora de intuir falsos nuevos vientos, cosa que sucede a menudo. O tal vez la mujer resucitó.

Estos clicks generalmente provienen de juegos, experimentaciones, azar o simplemente crecimiento en alguna de sus formas.

Esta teoría tal vez se traslade a los escritores cuando en un libro incluyen un personaje absolutamente secundario (generalmente atienden un negocio) y experimentan con él. Experimentan de tal modo que luego comprenden que es mucho más rico que el protagonista y por lo tanto en su siguiente novela colocan como personaje principal a alguien con aquellas características experimentales que tenía el aparentemente intrascendente vendedor.

Quizás también en cine, algunos directores hayan realizado casualmente (o por consecuencias x del set de filmación) una toma particular en algún momento de alguna película tal vez a modo de broma, que acaba siendo el detonante o abriendo una ventana en la pared de siempre, para observar desde otro enfoque a partir de ese bienvenido detalle en su siguiente film.

También alguno dirá que todo esto se llama aprendizaje, y puede ser, pero no invalida la idea de que se puede intuir si uno mira con atención, sobretodo ahora que se tiene al alcance de la mano tantos años y tantas obras. Además es más sencillo notarlo yendo de adelante hacia atrás.

Obviamente la rueda no se detiene, cada nuevo libro, disco o película, vuelve a tener el botón de muestra de lo que será su sucesor porque cualquier artista cree en su evolución aunque sea imperceptible para los demás.

13 comentarios:

Jorge Mux dijo...

No sé si esta historia es verdad, pero cerca de los cuarenta años William Faulkner, transportista, descubre incidentalmente que lo suyo es la literatura. Previamente no había escrito jamás (o quizás sí, en secreto y para sí mismo), pero a los cuarenta decide hacerse un profesional de la literatura.
¿Los cuarenta años en la vida de una persona será el tema nueve del disco de nuestra vida?
Después de este giro repentino se convirtió en uno de los más grandes representantes de la literatura del siglo XX. Quizás, mientras trabajaba de transportista ensayó algo sin importancia, algo que fue como un juego y que para él cobró un significado inmenso. Quizás mientras manejaba un camión decidió anotar mentalmente una situación graciosa, o algo que vio en el paisaje, o por primera vez pensó que la monotonía de la ruta contenía un mensaje profundo. Hay muchas cosas que son el tema nueve de nuestra vida.

Gatubellita dijo...

Segunda !!!! No importa, es un buen puesto.

Pensaba mientras leía este post que los niños dejan entrever con pequeñas actitudes lo que serán definitivamente de grandes.

Felicitaciones por este imaginativo y prestigioso blog.

Mauro A Fernandez dijo...

el tiempo es un problema. el presente no es tal. hoy está acribillado por el pasado y deformado por las tensiones del porvenir que se imagina.

el futuro es una forma del deseo, y por eso a veces se parece a un supuesto pasado.

el pasado es una suposición.

cuando el deseo parece cumplirse, aunque nunca se cumple, el presente se vuelve creencia.

el presente es la muerte, hay que estar matándolo. dormir o parpadear son descansos del agobio del presente. si uno no pudiera parpadear sería loco en serio.

nunca supe qué dejar para mañana. nunca pude cuplir programas (artísticos?) personales.

de chico quería ser bombero. después abogado. pero resulta que voy siendo lo opuesto a esos dos. debe haber servido llevar un futuro falso para modelar sucesivos presentes.

en cada obra habrá elementos de antes, algunos que anticipen los de mañana, otros que se parezcan a los de pasado mañana, muchos que no se parezcan a nada ni vayan a parecerse.

por eso fumo. comprar cigarrillos es comprar tiempo por venir. los cigarrillos son un reloj íntimo y complaciente. el tiempo se mide por el humo que pasó y por el que queda. los cigarrillos, como las ilusiones sobre el futuro, ayudan a soportar el presente, y también lo estropean.

Mauro A Fernandez dijo...

a propósito:

fumando espero
Letra: Félix Garzo y J. Viladomat
Música: Juan V. Masanas
Año:1922

Fumar es un placer genial, sensual.
Fumando espero al hombre que yo quiero,
tras los cristales de alegres ventanales.
Y mientras fumo, mi vida no consumo
porque flotando el humo me suelo adormecer.

Tendida en mi sofá, fumar y armar,
ver a mi amado, feliz y enamorado,
sentir sus labios besar con besos sabios.
Y en devaneo sentir con más deseo,
cuándo sus ojos siento sedientos de pasión.
Por eso mi bien es mi fumar un edén.

Dame el humo de tu boca,
dame que mi pasión provoca.
Corre que quiero enloquecer
de placer,
sintiendo ese calor
del humo embriagador
que acaba por prender
la llama ardiente del amor.

La hora de inquietud con él no es cruel,
sus espirales son sueños celestiales,
y forman nubes que hacia la gloria suben
y envueltas en ella, su chispa es una estrella,
que luce clara y bella con límpido fulgor.

Mauro A Fernandez dijo...

a propósito 2
/cuando presente pasado y futuro caben en unun solo verso)

hoy vas a entrar en mi pasado

Ana San Marín dijo...

Pensaba en Fito, y en esta teoría que Mux llamó “la teoría del tema nueve” y me puse a tomar no solo el tema nueve como ejemplo sino discos enteros. Así llegué a la conclusión de que antes del “Amor después del amor” solo podría haber estado, tal como sucedió “Tercer Mundo”, disco en el cual ya se adivina el perfil comercial del próximo trabajo muy escuchable para todo público sin las rabiosas violas al frente de “Ey” o “Ciudad de pobres…”. Hasta las canciones “Fue amor” y “Dale alegría a mi corazón” pudieron haber pertenecido como clásicos al “Amor después del amor”

Pero claro también se puede arriesgar un poco más (total que me importa) y en “Los buenos tiempos” también de “Tercer Mundo” el título ya presagia los otros tantos títulos esperanzados y diegotorreados que vendrían después, después del amor.

También al revés. En “Abre” se pueden ver vestigios de lo que significó haber estado componiendo con Joaquín Sabina y que se le hayan pegado las buenas intenciones literarias a medias.

El “Amor después…” cierra con “A roda mi vida” y no es casual. A partir de ese momento la carrera de Fito pega un vuelco, o sea vuelca.

Tal vez el antecedente más lejano en la esencia del Páez comercial y liviano, sea “11 y 6” allá por “Giros” su segundo disco. Una buena prueba es que todavía la sigue cantando y grabando de vez en cuando.

El último tema de su último disco con temas inéditos se llama “Música para camaleones”
Y la película que está por estrenar se llama “¿De quién es el portaligas?”

48hs dijo...

Como el 2046 que es la habitación de uno de los protagonistas en Con Ánimo de Amar y que después este mismo número es título de la película siguiente de nuestro querido Wong Kar Wai.

fede dijo...

el caso bravo, dieguito, es la obra que siempre retumbo en mí y tiene sus revolcones hasta hoy, porque "quizá" no tenga explicación y será mejor así (...será...mejor...así...). se trata del fin de lennon compositor avisandolo y la toma del kontrol completo de pol, luego del ultimo segundo juntos que son esos momentos etereos de "a day in the life". todo está casi avisado...el final, el principio, la venganza cuando spector llega, la heroína. son señales que ni en las sessions partidas se pueden decomisar, pero contrabandean todo el tiempo. buen punto el tuyo, pensaré más, para volver a escuchar esas obras espiraladas.

Diego Perdomo dijo...

Me quedé pensando en cuándo fue que Mark Chapman tuvo su tema nueve.
Tal vez jugando a hacer puntería con un bollo de papel en un tacho de basura.
Tal pateando al perro porque no quería callarse.
Tal vez oyendo "a day in the life".

fede dijo...

el tema nueve es no revolution nain sino larga helter. sacado de por ahi: "La cancion, que es la mas heavy de todas las realizadas por los Beatles, mantiene tambien el record por ser la grabacion mas larga nunca realizada por los Beatles. De hecho, hay una campaña para que Apple publique la version de 27 minutos que los Beatles grabaron en plan jam session el 18 de Julio. Sin embargo, el problema es el mismo que hace 30 años. Mas de 27 minutos llenarian mas de un tercio de un CD (lo que lo dejo fuera del Anthology). En los dias del Album Blanco, haberla incluido hubiera supuesto dejar una cara completa del LP solo para la cancion, asi que los Beatles volvieron a grabar la cancion el 9 de Septiembre."
No estoy de acuerdo con lo del largo, sigue siendo el santo grial de los bootlegs porque JAMAS quisieron que se publicara en ninguna forma.

tu admirador secreto dijo...

"Veneno para olvidar", tema 8 del primer disco de Sombras ya prefiguraba a "La Ventanita", tema hit del disco siguiente. Esto es verdad, Diego, se cumple siempre.

Diego Savoretti dijo...

Se puede decir que el ultimo tema del disco de la vida de alguien sea el 9 de la vida de otro, por ejemplo al hundirse el titanic se acabaron un montón de discos al unísono, ahora, ese hundimiento fue el tema 9 en la vida de James Cameron algunos años mas tarde…?

el pez soluble dijo...

no